Las nuevas tecnologías agilizan el trabajo en el sector inmobiliario
18863
post-template-default,single,single-post,postid-18863,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Las nuevas tecnologías agilizan el trabajo en el sector inmobiliario

Las nuevas tecnologías agilizan el trabajo en el sector inmobiliario

No hay duda: las nuevas tecnologías han supuesto un antes y un después a la hora de relacionarnos y trabajar en cualquier sector. Y el inmobiliario no podía ser menos. De hecho los avances en este sentido han ayudado a que diferentes procesos burocráticos normales se agilicen, ahorrando a empresas inmobiliarias espacio, tiempo y dinero. (LEER MÁS)

En la actualidad estamos acostumbrados a trabajar en la nube y a hacerlo desde cualquier parte del mundo. Un gran avance al que algunos llaman incluso la cuarta revolución digital (la tercera fue precisamente la incorporación de las herramientas tecnológicas en el ambiente laboral).  En este sentido, el sector inmobiliario ha visto como los nuevos avances en la materia le han ayudado a ser más proactivos y a agilizar procesos y acciones de una manera más destacada.

Ahora ya casi todos estos movimientos se pueden hacer online y sin perder un ápice de seguridad. La transformación digital del sector inmobiliario viene impulsado sobre todo por cuatro factores en continuo crecimiento: la realidad virtual, el reconocimiento fácil, la firma digital y el OCR o tecnología de reconocimiento óptico de caracteres. Las inmobiliarias ya no son aquellas oficinas clásicas de venta y alquiler de pisos, son espacios inteligentes donde desarrollar las mismas acciones de siempre pero de una manera más efectiva.

Ejemplos de transformación digital en inmobiliarias

Y nada mejor que contar con algunos casos prácticos para entender esta transformación digital. Por ejemplo, en la actualidad con la anteriormente citada tecnología OCR y la firma digital se puede formalizar un arrendamiento o llevar  cabo un contrato de aras con seguridad de datos en todo momento.

Mientras que por ejemplo la realidad virtual o el reconocimiento facial permiten que tanto inquilinos, propietarios como sobre todo posibles compradores potenciales puedan desde sus casas y sus dispositivos móviles, visitar casas sin necesidad de moverse. Esto supone ahorro de tiempo y minimizar esos procesos largos que por burocracia deben llegar a cabo. Ayudando también a una mejor criba de personas realmente interesadas en dichos inmuebles y no de “curiosos”, rentabilizando el tiempo y el trabajo en inmobiliarias.

Y seguimos con más ejemplos de transformación digital en inmobiliarias. Por ejemplo con la biometría fácil, el propietaria puede ejecutar cualquier proceso. Solo necesita mostrar su DNI y su cara a una cámara para que la plataforma analice dicho documento. Una vez realizada esta identificación, se certifica el estado, las características y la geolocalización del inmueble. Mientras que el interesado en comprar o arrendar podrá visualizar imágenes de este.

Cabe resaltar que la firma digital integrada con blockchain ayuda a que se pueda firmar el contrato de forma ágil, segura y al momento. Es decir, seguridad en las transacciones y evitar al mismo tiempo fraudes.