Ayudas para la rehabilitación de viviendas para proteger a los inquilinos
18848
post-template-default,single,single-post,postid-18848,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Ayudas para la rehabilitación de viviendas para proteger a los inquilinos

Ayudas para la rehabilitación de viviendas para proteger a los inquilinos

Ocurre en Barcelona pero también en todas las grandes ciudades y municipios de España: la especulación inmobiliaria deja en la calle cada día a miles de vecinos. ¿Sabías que muchos de éstos no vuelven a sus casas tras una rehabilitación, a priori con la única finalidad de mejorar las instalaciones, del edificio donde viven? Ayudar y blindar al inquilino debe ser algo fundamental por parte de las administraciones.

El Ayuntamiento de Barcelona tiene por delante un sinfín de desafíos a nivel urbanístico y habitacional: la creación de viviendas públicas, ayudar en este sentido a las personas más vulnerables, el reto de los pisos turísticos, regular de algún modo la burbuja del alquiler o terminar con los “desahucios por obras”, entre otros. ¿A qué nos referimos cuándo hablamos de “desahucios por obras”.

Ocurre sobre todo en los edificios más antiguos y los más céntricos de la ciudad, en definitiva los más deseados. Los vecinos se ven obligados a abandonar sus casas porque el edificio se debe rehabilitar, hasta ahí no hay ningún problema, se trata de mejorar el edificio y su seguridad y por ende la calidad de vida de los vecinos. Pero al terminar las obras, éstos no pueden volver. Han sido objeto de la especulación inmobiliaria.

Para que esto no siga ocurriendo, el Ayuntamiento de Barcelona cambiará la ordenanza que regula las rehabilitaciones de los edificios. El objetivo no es otro que los inquilinos de dichos inmuebles sean realojados durante las obras pero el propietario asegure que volverán a sus viviendas una vez finalizadas. Con esta vuelta de timón se pretende ayudar a las víctimas de las operaciones especulativas y mejorar las medidas de rehabilitación de los edificios en un sector esencial en la ciudad.

Medidas contra la especulación urbanística

La nueva ordenanza, que deberán como es lógico seguir todas las empresas de reformas, constructoras y propietarios, introducirá que todos los propietarios cumplan los derechos legales de realojo de los inquilinos en casos de rehabilitación y que éstos vuelvan cuando sean terminadas. También que aquellas obras que afecten al subsuelo, los propietarios deben acometer medidas de seguridad que respeten tanto los inmuebles vecinos como el espacio público.

La aprobación se hará en dos fases y de momento ya ha recibido el primer visto bueno, el 18 de enero. Paralelamente, la Comisión de Gobierno ha aprobado el proceso de modificación de la ordenanza, a la espera de la tramitación en el Plenario del Consejo municipal.